¿Qué es una Persona Altamente Sensible? Rasgos de las PAS

single-image

Vivimos en una sociedad en la que parece que valoramos más no mostrar sentimientos o vulnerabilidad. Pero, ¿qué sucede cuando una persona se emociona con el simple hecho de escuchar una melodía? ¿Es malo ser sensible? Y, ¿qué es realmente una Persona Altamente Sensible (PAS)?

Hasta hace mucho, no entendía muy bien por qué me abrumaba estar en sitios abarrotados de gente como el centro comercial, o por qué toda la vida me dijeron que debía crear una capa para que los comentarios de las personas no me afectaran.

No sabía el porqué y pensé que era, eso, demasiado sensible. Sin embargo, una psicóloga llamada Elaine Aron realizó un estudio en la década de los noventa y observó que había personas que tenían un sistema nervioso más desarrollado.

¿Qué significa esto? Procesamos todo (la información/estímulos) de forma diferente a la mayoría de la población. En realidad, de forma más intensa.

Entre un 15 y 20% de la población mundial es altamente sensible. Así que, no te preocupes. No estás solo.

Características de la Persona Altamente Sensible

Ahora que ya sabes qué es una Persona Altamente Sensible, vamos a abordar algunas de las características según el estudio realizado por Elaine Aron:

1.Evitas los espacios concurridos

Tanto si se trata de un centro comercial, una plaza abarrotada, un parque de atracciones o un concierto… Por lo general, prefieres evitar los espacios en los que hay mucha gente.

Al fin y al cabo, el cúmulo de energía en estos lugares es grande y puedes sentirla. Prefieres los grupos más reducidos o la interacción entre dos (o pocas) personas a las grandes aglomeraciones.

2.Los cambios repentinos te saturan

Generalmente te gusta planificar las cosas por adelantado, ya que un cambio de última hora te afecta emocionalmente.

Prefieres saber a dónde vas a ir o cómo va a transcurrir tu jornada laboral que, de repente, en el último minuto haya cambios. Cuando esto sucede te sientes abrumado o desbordado.

3.Te cuesta recibir críticas (aunque sean constructivas)

Tienes tendencias perfeccionistas y por eso,  incluso la menor crítica podría herir tus sentimientos.
Es importante saber cuándo estas críticas se están realizando con buena intención para que sigas creciendo como ser humano.

También te suele poner nervioso que alguien se ponga detrás de ti cuando trabajas delante del ordenador. Te incomoda que estén mirando lo que estás haciendo.

4.Prefieres hacer ejercicio solo

Aunque podrían gustarte los deportes en equipo como el fútbol o baloncesto, generalmente prefieres hacer ejercicio físico por tu cuenta. Te sientes más tranquilo practicando deportes que puedes practicar solo.

5.Eres observador

Debido a cómo funciona tu sistema nervioso, puedes notar pequeños detalles en tu entorno que para otras muchas personas pasan desapercibidas. Esto se traslada no solo a las personas sino también a los espacios que frecuentas.

6.Te cuesta tomar decisiones

En relación con lo que hemos compartido en las características #2 y #3, sueles dedicar tiempo a tomar decisiones.

No es que seas indeciso, pero temes cometer un error. Por ello, prefieres considerar todas la variables antes de tomar una decisión.

7.Podrías tener ansiedad

La Persona Altamente Sensible es más propensa a sufrir ataques de ansiedad o, en algunos casos, depresión. Por ello, si éste es tu caso, siempre es recomendable que trabajes con un profesional como un psicólogo.

8.No soportas la violencia

Da igual si se trata de un conflicto bélico, una película de terror o maltrato animal. No soportas la violencia en ninguna de sus variantes. Te afecta de forma profunda ver violencia. Y ese sentimiento por el dolor ajeno podría perdurar durante horas (y hasta días).

9.Eres muy educado

Debido a tu sensibilidad, eres una persona más considerada. Esto lleva a que prestes atención a los detalles y seas educado. Es posible que seas del tipo de personas que deje el carrito de la compra en una esquina para no entorpecer la experiencia de otros. ¿Es así? No es que las demás personas sean mal educadas, pero tú llevas la educación al cubo.

10.Te cuesta decir NO

Uno de los rasgos más característicos de la Persona Altamente Sensible es su dificultad a decir NO. Incluso si estás cansado o si realmente no quieres hacer algo, es probable que termines diciendo que SÍ por no querer decepcionar a la otra persona.

Nuestro crecimiento como PAS pasa por aprender a establecer límites saludables y aprender a decir que no, sin temor a lo que pudiera decir la otra persona.

listado de afirmaciones positivas
Listado de afirmaciones positivas. Crédito: pixabay.com

El lado positivo de ser PAS

No pienses que ser PAS es una especie de maldición que te han echado encima. Al contrario, una vez conoces cuáles son las características y sabes qué es una Persona Altamente Sensible, puedes utilizarlas no solo a tu favor sino también para ayudar a las demás personas también. Una vez sabes cómo eres, de repente esa maldición se convierte en una especie de súper poder.

Pero, ¿cuál es el lado positivo de ser PAS?

1.Tienes un conocimiento emocional desarrollado

¿Te ha pasado alguna vez que puedes intuir cómo se siente una persona sin hablar? Desde nuestras infancias aprendemos a descifrar la comunicación no verbal. El hecho de tener un sistema nervioso más fino hace que nos percatemos de detalles a los que otras personas no les prestan atención.

Sabes si alguien está triste o enfadado. Si están molestos por alguna razón. Los intuyes y lo sabes.

También te resulta fácil saber si alguien te está mintiendo. Y esto a veces te puede herir tus sentimientos porque, realmente preferirías que te dijeran la verdad. Pero las personas generalmente mienten porque temen ser juzgadas.

Aprovecha esta sensibilidad que tienes para detectar distintas emociones y utilízalas a tu favor, y para el bien de los demás.

2.Tu intuición es tu mejor aliado

En relación con el punto anterior, si a tu capacidad de poder detectar distintas emociones le añades una intuición desarrollada… imagina cómo podrías utilizar estas cualidades.

En  muchas ocasiones y debido a la infancia que hemos tenido, empezamos a no hacer caso a nuestra intuición. Pero escucha a esa voz interior que te dice “por aquí sí” o “por ahí no”. Nunca te va a fallar.

3.Vives el arte con pasión

Tanto si se trata de una obra artística del renacimiento como si es una pieza musical, vives el arte con mayor intensidad.

¿Te ha pasado alguna vez que escuchas una melodía y se te saltan las lágrimas? Personalmente, los instrumentos de cuerda son los que más me emocionan.

¿Y acaso no es eso bonito? Hay personas que no lo sienten como tú y deberás aceptarlo. Pero no limites o pongas barreras a tus sentimientos por temor al qué dirán los demás. El arte, en todas sus facetas, es hermoso y digno de ser admirado.

También te podría pasar que te sientes más conectado con la naturaleza. En el apartado de abajo lo abordaré más detenidamente, pero la naturaleza es un espacio ideal para que la Persona Altamente Sensible recargue sus pilas.

4.Tu mundo interno es fascinante

¿Quizá tienes un poco de imaginación? Y es más, no solo no te da miedo estar solo sino que, a veces, lo agradeces.

Es en esos momentos, en los que estás contigo mismo, bien sea leyendo, escuchando música o simplemente meditando.

Tu mundo interno es… bueno, un Universo en sí. Y esto es bueno porque esa curiosidad innata que tienes por comprender las cosas e ir hacia tu interior es lo que te permite crecer como ser humano.

Así que no temas decir no a esos planes de salir por la noche si lo que realmente te apetece es estar en casa leyendo sobre tu último descubrimiento.

5.Fuerte empatía

No te resulta nada difícil ponerte en la piel del otro. Es más, tu sentido de la empatía está tan desarrollado que quizá hasta sientas su dolor. Esto es lo que les (nos) sucede a los empáticos/émpatas. Pero de eso  hablaremos en un momento.

En un mundo en el que a muchos les cuesta simpatizar con las situaciones que viven los demás, tener empatía es un don.

Flor de loto, símbolo del budismo. Crédito: Pixabay.com

Cómo mejorar tu calidad de vida

Tal y como hemos mencionado, las personas altamente sensibles viven todo (lo negativo y lo positivo) con mayor intensidad.

Por ello, es muy importante que lleves a cabo una rutina diaria de cuidado y amor propio. Cuando empecé mi terapia psicológica pronto aprendí que, debido a estos estímulos, me iba a resultar necesario dedicar más tiempo a mí misma.

¿Cuáles son algunas de mis sugerencias?

  • Medita: Dedica entre 15-20 minutos diarios a la meditación. Esta práctica diaria te ayudará a calmar la mente y reducir la ansiedad causada por todos los estímulos que recibes. Puedes descargar una meditación gratuita en esta web.
  • Dedica tiempo a estar solo: El ajetreo diario, ruidos, luces… Todo lo procesas con mayor intensidad. Incluso si eres una persona extravertida, procura dedicar un tiempo cada día a estar contigo. Quiérete y mímate. Date un baño de burbujas o sales. Escucha música, lee, practica yoga.
  • Escribe en un diario: Plasma tus pensamientos en un cuaderno. Esto te ayudará a detectar ciertos hábitos en ti, pero también a descargar en papel todo aquello que te molesta. ¡O también lo que te hace feliz! Escribir es terapéutico para la Persona Altamente Sensible.
  • Rodéate de naturaleza: Tanto si lo que te gustan son las montañas o la playa, o ambas, procura ir a estos espacios para recargar tus pilas. La naturaleza es sanadora.

¿Qué pasa con los Empáticos/Émpatas?

Hasta ahora he hablado de la Persona Altamente Sensible (PAS), pero es posible que también hayas oído hablar de aquellas personas que son empáticas/émpatas. ¿Es así?

En otro artículo abordaré este aspecto con más detenimiento, pero puesto que se utilizan indistintamente, quería añadir una pequeña aclaración sobre qué es un empático/émpata y en qué se diferencia de la PAS.

Existen muchas similitudes la verdad. La principal diferencia es que las personas empáticas/émpatas no solo tienen un sentido de la empatía muy desarrollado como las PAS sino que además sienten (sentimos) el dolor y las energías de las otras personas como si fueran nuestras.

De esta forma, el espectro quedaría así:

  • Narcisistas
  • Personas con Empatía (la mayoría de las personas)
  • Personas Altamente Sensibles
  • Empáticas/Émpatas

Ahora que ya sabes qué es una Persona Altamente Sensible (PAS).  ¿Crees que eres una? Comparte tus experiencias en los comentarios de mindfulmai.com.

2 Comments
  1. […] sensibilidad y de cómo está relacionada con la ansiedad. Uno de los rasgos característicos de la Persona Altamente Sensible (PAS) es la tendencia al perfeccionismo. Esto, a su vez, hace que estas personas creen (creamos) […]

  2. […] un artículo previo hablamos sobre qué son las Personas Altamente Sensibles (PAS). Si has llegado hasta aquí, es probablemente seas una. Y, tal vez, te estés preguntando […]

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may like