Éstas son las diez emociones positivas para mejorar tu vida

single-image

Son muchos los caminos que nos llevan a la felicidad y, sin embargo, todo parte desde nuestro interior. Buscar mejorar nuestras vidas con estímulos externos solo supone un parche a un trabajo que debe venir de dentro. Por ello, en este artículo queremos compartir las diez emociones positivas que debemos cultivar de forma diaria para mejorar nuestro bienestar.

Estas diez emociones fueron analizadas y estudiadas por la doctora en psicología Barbara Fredrickson. Tras su trabajo de investigación, Fredrickson escribió Modelo de la ampliación y de la construcción donde argumenta la importancia de las emociones positivas y negativas en nuestro día a día. La psicóloga fue premiada con el prestigioso Highest Templeton Prize in Positive Psychology por su labor de investigación.

Y bien, ¿cuáles son las diez emociones positivas que analizó Fredrickson?

Listado de sentimientos positivos

1.Alegría

El sentimiento de alegría es instantáneo. Cuando nos encontramos ante una situación familiar, acogedora y segura, es fácil sentir alegría. Es inevitable no sonreír y disfrutar del momento que estamos viviendo, hasta tal punto que nos gustaría que permaneciese por siempre. ¿No es así?

2.Gratitud

Desde el punto de vista espiritual, la gratitud es uno de los sentimientos más importantes y que más alto vibran. Partiendo de la base de que todo es energía y todo vibra a una frecuencia, la gratitud se encuentra en una de las frecuencias más altas.

Cuando mostramos gratitud o damos las gracias de forma desinteresada, nuestro corazón se abre y expande. Y lo curioso es que cuando esto sucede, todo se magnifica porque se activa la reciprocidad. Cuánto más agradecidos somos más recibimos. Curioso, ¿no?

Una de las prácticas que sigo a diario es escribir tres cosas por las que me siento agradecida. Añádelo a tu rutina diaria y verás cómo empiezas a notar cambios en tu vida.

¿Por qué? Por cuando das gracias por lo que tienes te olvidas de lo que falta en tu vida. Y por esa misma regla de reciprocidad, el Universo te da más por todo lo que estás agradecido. Haz la prueba.

3.Serenidad

La serenidad viene como consecuencia de estar presente en el momento que estamos viviendo. Es similar al sentimiento de alegría, pero más sostenido. Te encuentras en un sitio o situación segura y familiar, así que puedes disfrutar del momento sin preocupaciones.

mantras para niños
Niñas meditando en el campo. Crédito: 123rf.com

4.Interés

Cuando hablamos de interés, no nos estamos refiriendo a querer hacer algo por alguien con un deseo de retorno. Por interés nos referimos a la curiosidad que podamos sentir por la vida en general. Por querer aprender algo nuevo, mejorar como personas, probar cosas diferentes a lo que siempre hemos hecho.

Es una de las bases del desarrollo personal. El interés viene por un inconformismo, por hacerse preguntas que obligan a que despertemos. Probablemente traiga consigo nuevos retos pero, ¿qué sería la vida sin nuevos retos?

5.Esperanza

Incluso en los momentos más difíciles mantener la esperanza es un acto de fe en que todo están transcurriendo como debe. Los sentimientos positivos que hemos mencionado hasta ahora tienen como base momentos felices. La esperanza surge ante la adversidad y los retos.

La esperanza nos ayuda a creer en que todo se puede encaminar. Nos ayuda a sacar fuerza y energía de donde no la hay para seguir adelante. Y, en última instancia, la esperanza nos da un consuelo para aceptar la situación actual.

6.Orgullo

Al igual que con el interés, debemos hablar de orgullo con cautela. El orgullo es un sentimiento como consecuencia de un esfuerzo o trabajo que hayamos completo. También puede asociarse con otros aspectos culturales o étnicos.

Es cierto que suele tener una connotación negativa debido a que el orgullo se trata de uno de los siete pecados capitales. Sin embargo, el orgullo de forma equilibrada puede ser el impulso que necesitamos para alcanzar nuestras metas.

7.Diversión

La diversión saca el niño que llevamos dentro. Es una de las diez emociones positivas que nos hace sentir que el tiempo se detiene.

Lo bueno de la diversión es que, generalmente, suele ir acompañada. Nos divertimos cuando estamos con otras personas y podemos compartir experiencias con ellos. Bien sea porque hemos participado en una actividad o hemos visto algo que nos ha hecho reír, la diversión es algo que deberíamos mantener en nuestras vidas de forma diaria.

persona altamente sensible
Mariposas en un campo. Crédito: Pixabay.com

8.Inspiración

Cualquier cosa que nos inspire nos ayudará a crecer, a florecer, a ser mejores personas. La inspiración se puede encontrar o puede llegar de muchas formas. Una persona podría inspirarte a practicar un nuevo deporte o actividad, pero también podría inspirarte una canción.

Sea cual fuere el motivo de propulsar tu imaginación y creatividad, no te detengas. Puede que tu propósito de vida se encuentre al otro lado de esa inspiración.

9.Asombro

De forma similar a la diversión, el asombro saca el niño que llevamos dentro. Cuando somos pequeños todo nos parece asombroso y mágico. En la edad adulta parecemos olvidad la magia de la vida.

Albert Einstein decía que hay dos formas de ver la vida:

Creer que no existen los milagros o creer que todo es un milagro

¿Cuál eliges tú?

Sentir que hay algo más grande que nosotros es lo que nos acerca al asombro.  No importa si se trata de un atardecer, una lluvia de estrellas o ver cómo un copo de nieve se posa sobre tu mano. Todo es magia.

10.Amor

En realidad, todo se reduce al amor. Es la frecuencia más alta, la única verdad.

Y es que todo en nuestro planeta es amor. Todo lo que nos aleja del amor nos aleja de las otras emociones positivas porque todas ellas tienen como fundamento y base el amor.

Sin aún no lo has hecho, te recomiendo que leas el libro Volver al amor, de Marianne Williamson.

Cuando sentimos amor, los niveles de oxitocina y progesterona se disparan. ¡Nuestros cuerpos reaccionan al amor! Así que, qué mejor empezar a cultivar amor, primero hacia nosotros y después hacia el prójimo.

Emociones positivas y negativas

Por supuesto, la vida incluye imprevistos y es posible que antes ciertas circunstancias salgan a flote emociones negativas.

No debemos darle, valga la redundancia, una connotación negativa ya que estos sentimientos son parte de la condición humana. Ya hemos mencionado los sentimientos de carácter positivo.

Los de carácter de negativo son aquellos que nos alejan de un sentimiento de seguridad o amor. El aburrimiento, agobio, angustia, ansiedad, culpa, decepción, estrés, frustración, ira, rabia, preocupación, rencor, tristeza… Todos estos sentimientos negativos tiene como fondo el miedo.

Si el amor es la frecuencia más alta, el miedo o la apatía se encuentran en el lado opuesto del espectro. El miedo surge porque no confiamos y se disfraza de todos los otros sentimientos que hemos mencionado arriba.

¿Por qué dejamos de confiar? ¿Qué puedes hacer si estas emociones salen a superficie?

Te lo contamos a continuación.

Flor de loto, símbolo del budismo

¿Cómo cultivar estos sentimientos positivos?

En realidad, se trata de una práctica diaria. Si te fijas en los ejemplos que hemos compartido arriba, muchos de estos sentimientos surgen como consecuencia de estar en el momento presente.

Cuando tenemos conciencia plena (mindfulness) cualquier sentimiento negativo  que pudiera surgir pierde fuerza.

Y, ¿qué puedes hacer tú para trabajar estos sentimientos?

Establece una rutina diaria que te ayude a estar presente. Esto podría incluir la meditación y yoga, prácticas que te ayudan a encontrar un equilibrio entre tu cuerpo, mente y alma.

Empiezas a ser consciente de tus pensamientos y cuando dejas de asociarte con ellos, puedes recalibrar y cambiar esos pensamientos negativos por unos positivos.

Escribe en un diario y plasma tus pensamientos. Anota tres cosas por las que te sientes agradecido y explica el porqué te hacen sentir así.

¿Te gusta la naturaleza? Si es así, dedica tiempo a estar en la playa o ir al monte. Estar en contacto con la Madre Naturaleza te ayudará a estar presente y cultivar las diez emociones positivas.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may like